Análisis DAFO

Ya sea en la vida o en los negocios, una radiografía y un buen diagnóstico pueden marcar la diferencia

7 minutos de lectura

10 de Septiembre del 2020

DAFO, SWOT, FODA, TOWS… Existen infinidad de nombres diferentes para esta herramienta, aunque todos tienen algo en común, vienen de las siglas Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades (o Weaknesses, Threats, Strengths and Opportunities en inglés). El caso es que el DAFO resulta una herramienta imprescindible para conocer la situación en la que se encuentra tu organización, haciendo una radiografía de esta e identificando los problemas tipo a los que se enfrenta.

El análisis DAFO de una organización ayuda a diseñar la estrategia de la empresa mediante un mapa que muestra de manera clara las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades. Esto sirve como precedente para plantear una serie de acciones que debe tomar la organización para sacar provecho de las oportunidades que surgen en el mercado, así como para preparar la empresa frente a posibles amenazas, siempre con una firme visión de las fortalezas y debilidades que presenta la organización. De esta manera, puede servir como comienzo cuando nos planteamos realizar un nuevo proyecto empresarial o como reflexión y autocrítica. Esto ya lo dejamos a tu criterio. Así pues, vamos a comenzar dividiendo el DAFO en dos partes:

01_Análisis interno (Fortalezas y Debilidades)

La idea de este análisis interno es hacer la radiografía de la organización para poder conocer cuáles son sus fortalezas y sus puntos débiles. Para ello hay que profundizar en los siguientes puntos:
      Análisis de la información general de la empresa y su contexto.
      Análisis de la cultura de la empresa focalizado en: valores de marca, cultura de la innovación y proceso de diseño y desarrollo de productos y servicios.
      Análisis de la cartera de productos y servicios actuales.
      Análisis de los recursos y capacidades de la organización mediante la identificación de todos aquellos elementos que representan un activo importante para la empresa, sus capacidades más importantes frente a la competencia, así como en la habilidad para gestionarlas.

02_Análisis externo (Amenazas y Oportunidades)

Por otro lado se encuentran las amenazas y las oportunidades que, como pertenecen al contexto externo a la empresa, se fundamentan en el análisis de mercado, tendencias, clientes y usuarios. Aun así, deben ser tenidas en cuenta, bien para poder hacer frente a ellas en el caso de las amenazas, o para aprovechar las oportunidades que nos brinda el mercado.

Aquí queremos hacer una puntualización: analizar el mercado y las tendencias de consumo o macrotendencias es muy importante, no cabe duda, pero el diferencial y el valor real se encuentra en los clientes y usuarios. Cualquier persona con un ordenador e internet puede leer infinidad de artículos de autoridades y gurús del sector, pero lo que de verdad diferencia a tu organización de tu competencia es el nivel de conocimiento que tienes sobre tus clientes y usuarios. Habla con ellos, conócelos, conoce su comportamiento, sus hábitos, sus necesidades, toda esta información es oro si se trata adecuadamente.

Sobre oro no sabremos mucho, pero sobre analizar el comportamiento de los usuarios, identificar nuevas oportunidades y dar con la solución adecuada sabemos algo más.

Para que esto se entienda mejor, vamos a poner un breve ejemplo: Imagina que tienes una panadería y en este periodo de verano se te ha ocurrido reflexionar y hacer un análisis DAFO. Total, lo haces y te encuentras la siguiente imagen:

Fortalezas

  • Obrador artesano.
  • Clientela fija.
  • Gran variedad de productos sin gluten.
  • Gran conocimiento sobre repostería francesa.
  • Proveedores de gran calidad.

Aquí vamos a puntualizar otra cosa: disponer de una fortaleza no quiere decir que suponga una ventaja competitiva. Es decir, Coca-Cola tiene cientos de sabores diferentes (lo que desde luego supone una gran fortaleza), pero eso no le diferencia de Pepsi, que también los tiene.

Debilidades

  • La panadería está en un lugar apartado.
  • No hay mucho dinero para nuevas inversiones.

Amenazas

  • La obesidad y la criminalización del azúcar y los dulces.
  • Nuevas dietas que evitan el consumo de carbohidratos.

Oportunidades

  • Movimientos en pro de la comida real y evitar los ultraprocesados.
  • Predisposición de los clientes para gastar más por el hecho de consumir productos naturales y de mayor calidad.

Con esto en mente queda ponerte manos a la obra y decidir si atacar (explotar fortalezas para abordar oportunidades), defenderse (explotar fortalezas para paliar amenazas), adaptarse a los cambios (cambio de algunos elementos de debilidad para abordar nuevas oportunidades) o sobrevivir (relacionar las debilidades con las amenazas para conocer la situación de la empresa respecto a la competencia y revertirla).

¿Todavía no nos sigues?