Buscando nuevas oportunidades

Una nueva perspectiva de lo que vienes escuchando los últimos meses

6 minutos de lectura

1 de Julio del 2020

Crisis, ERTEs, preocupaciones, descenso de bolsa, recesión económica… ¿No estás cansada de escuchar siempre lo mismo? Seguro que has leído decenas de artículos o noticias sobre el coronavirus y su repercusión estos meses, pero te aseguramos que este no va a ser uno más.

Sí, hemos pasado una pandemia. Y sí, esto ha provocado una crisis, es innegable. Ahora nos encontramos en una etapa de transición (o “nueva normalidad” como dicen algunas personas) entre la situación que teníamos en Febrero-Marzo y la que nos viene en los próximos meses. La etapa antigua no termina de morir y la que nos viene todavía no ha nacido, por lo que este cambio de paradigma ha generado y va a generar una gran incertidumbre.

Y os preguntaréis, ¿en qué se diferencia esto de todas las malas noticias que he leído hasta ahora? Esta etapa de alta incertidumbre está llena de nuevas oportunidades: hemos cambiado totalmente nuestros hábitos de consumo, han aparecido nuevas necesidades hasta ahora desatendidas y muchos negocios, por desgracia, han tenido que cerrar. El objetivo ahora es conseguir identificar estas nuevas oportunidades y adaptar las empresas para poder salir fortalecidas de esta situación. Ya lo dijo Charles Darwin:

“Las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes; sino aquellas que se adaptan mejor al cambio. En la lucha por la supervivencia, los más aptos ganan a expensas de sus rivales porque consiguen adaptarse mejor a su entorno”

Estamos sumergidas en una maratón de supervivencia, el camino no va a ser fácil, pero vamos a aprovechar este escenario para innovar y dar la vuelta a la situación. Para ello te vamos a dar tres pautas para identificar nuevas oportunidades de diseño:
      Analiza tu empresa: Mantener la organización activa es el objetivo a perseguir, por lo que es necesario identificar los riesgos que puedan alcanzarla. Una pregunta clave que deberíamos saber responder es, ¿por qué los clientes acuden a nuestra empresa? Puedes saber la respuesta o no, pero una cosa es segura, cuestiónatelo y luego ya verás qué medidas tomar. Si conoces la respuesta, ya sabes qué mejorar, y en caso de no conocerla, ya sabes a qué debes dedicarle unas cuantas horas de reflexión.
      Analiza el mercado: Como hemos dicho antes, el mercado está en contínuo movimiento, y el estar al corriente de lo que hace la competencia y de la aparición de nuevos competidores es vital. Por otro lado, conocer qué se está haciendo en otros mercados y qué es tendencia (o está de moda), nos puede dar pistas para nuestro nuevo producto o servicio. Por poner un ejemplo, la empresa de fotografía Kodak pasó de tener un dominio absoluto del mercado en los años 70 a acabar en la quiebra en 2012. ¿La razón? No supieron escuchar a un mercado que demandaba cámaras digitales y siguieron vendiendo cámaras analógicas hasta que fue demasiado tarde.
      Analiza a tus clientes/usuarias: Por último, pero no menos importante (de hecho, diríamos que es lo más importante), puedes tener la idea del siglo, un negocio que va a cambiar el mundo con el que los clientes se te van a echar a los pies, pero a la hora de la verdad, no tiene el éxito esperado. Puede que la idea y la ejecución hayan sido geniales pero, ¿es lo que el cliente busca? Para ahorrar horas de trabajo y disgustos, te recomendamos que salgas y preguntes a tus clientes qué es lo que necesitan, y si tu producto y servicio les aporta valor. De esta manera, no sólo crearás algo que les ayude y por lo que estén dispuestos a pagar, sino que tus clientes participarán en el proceso de mejorar tu producto o servicio, haciéndolo llegar a más personas.

Si te identificas con esta situación o te ha quedado alguna duda, estamos aquí para lo que necesites.

¿Todavía no nos sigues?